domingo, 7 de diciembre de 2008

Multa a la SGAE.

Va el asunto de multas y de bodas. De ambas andamos sobrados en este país. Multas caen por doquier, sobre todo si son de tráfico. Hay quien dice, maliciosamente, que es para intentar llenar las cada vez más vacías arcas del estado... ¡Fíjense qué maldades se llegan a decir! ¿Y bodas? Ahora en otoño aún puede ir uno descansar del tema; pero cuando llega la primavera, como cada año, creyentes, no creyentes y toda clase de especímenes abarrotan las iglesias y los ayuntamientos españoles en un afán marital que pareciera que el tema del casamiento fuera cosa deportiva...

Pero en este caso la multa no es de tráfico. La multa, que ha extendido la Agencia de Protección de Datos contra la SGAE, se debe a que esta última ha tenido el mal gusto de grabar una boda sin invitación previa. Bueno, para ser exactos, la Sociedad General de Autores y Editores ha sido multada "por grabar sin permiso una boda en Sevilla y aportar el vídeo a un juicio" (La Razón).

Y, como cuando empieza a llover siempre parece que no va a escampar, además de la multa ya adjudicada, parece ser que pudiera llegarle otra en breve. ¡Ains...! Esta noche... no duermo del disgusto... Ains... ¡Jo!