martes, 2 de diciembre de 2008

Huella Hídrica

Al hilo de la entrada Aguas Virtuales que escribí hace unos días han entrado múltiples personas en el blog buscando el significado de "huella hídrica". En la mencionada opinión se hacía referencia al término, pero no se explicaba. Un despiste por mi parte.

Según recoge la página WaterYear2003:
"La huella hídrica de una nación es igual al consumo doméstico de los recursos hídricos, menos las exportaciones de agua virtual, más las importaciones de agua virtual."
Es decir, que la huella hídrica es la suma del agua consumida por el hombre en su actividad diaria actuando como consumidor, no como cliente, menos el agua virtual que se exporta y más la que se importa.

Esto nos lleva al concepto de agua virtual que tratábamos en el artículo anterior, que definíamos como el agua gastada en la producción de un bien. Más concretamente, se consideran a estos efectos bienes agrícolas o industriales, los servicios no se consideran, porque no tienen un cálculo fácil de realizar.

Así pues, el concepto "Huella Hídrica" es netamente económico y claramente orientado al comercio internacional, ya que considera el gasto total de agua de un país en sus relaciones con países terceros.

Nótese que sin dicha orientación económica, el gasto total de una nación tendría que sumar también las exportaciones ya que en definitiva éstas forman parte del entramado productivo del país y son también necesarias para mantener el nivel de vida del mismo. Sin embargo, así considerado el gasto de agua, tendríamos problemas de doble suma de los gastos de agua a la hora de realizar cómputos de ámbito internacional.

Es, por tanto, un término económico a imagen y semejanza del PNB (Producto Nacional Bruto) en el que se suma lo producido en el interior del país, se sustraen los servicios prestados por recursos extranjeros (porque no han sido producidos en el país) y se suman los servicios obtenidos en otros países por factores nacionales.

En este caso, en cambio, los factores nacionales que van dirigidos a terceros países se sustraen porque no se gastan en el país y se adicionan, por contra, los que se importan porque son los que se gastan en el país en cuestión.